Skip to main content

Test Home
You & IATA

Search

You are here: Home » Pressroom » Opinion Piece on the Air traffic Control Situation in Spain
  • Print this page
  • Share this page

Giovanni Bisignani's Opinion on the Air Traffic Control Situation in Spain

Scroll down for Spanish translation

Opinion piece published in El País, 9 December 2010

The illegal Spanish air traffic controller strike last weekend was a costly embarrassment for Europe’s 5th largest economy. On top of the 650 thousand people who were stranded abroad or stuck in Spain, the economic impact was great. The day and a half stoppage put at risk nearly $100 million in airline revenues. The immediate impact on business could be up to EUR 300 million. And the longer term impact for the Spanish economy, which is 11% driven by tourism, could be much larger if confidence in air traffic management (ATM) reliability does not return quickly.

As Spain’s ATM system returns to “normal” under the military’s watch, a European perspective could help put the events in context. Europe’s air traffic management is safe, but it is not efficient. On average every European flight faces air traffic management costs of EUR 771. In the US the equivalent figure is EUR 440.

The cost of this inefficiency is felt by everybody who flies or ships in Europe. And it’s a big number. In total the competitive disadvantage of Europe’s air traffic management mess is EUR 5 billion a year.
The answer is neither a secret nor is it rocket science. It is the Single European Sky (SES) - and politicians have been discussing it for at least four decades. While Europe has been able to eliminate borders on the ground, the air traffic control map of the continent belongs to an age long before the Wright Brothers took their first flight.

Europe’s economy is the slowest of the major global economies to recover from the economic crisis. In line with this, Europe’s airlines are among the world’s least profitable. Urgent change is needed to restore competitiveness. European governments have given SES a big mission to achieve by 2020. It must cut European air traffic management costs in half; and increase airspace capacity three fold. Moreover SES will improve safety by a factor of 10, reduce average delays to 30 seconds, and cut the total impact of aviation on the environment by 10%.

Spanish air traffic control is the biggest cost problem for European ATM. Spain’s air traffic controllers are the least productive but the best paid amongst their European colleagues. Spanish air traffic controllers in 2010 earn an average salary of EUR 200,000 per year—a 50% more than the European average. But their productivity is only a third of what UK controllers achieve. The room for improvement is huge!

Let’s be clear that nobody expects that the problems of reducing costs in the air transport industry should be borne solely on the backs of air traffic controllers. Look at what the airlines have done over the last decade. Labor productivity improved by 63%. Fuel efficiency is now 20% better. Sales and marketing unit costs are down 19%. And, for the consumer, the real cost of travel fell by a third. These changes were not easy. But in a competitive industry, they were necessary to survive.

What happened with Aena air traffic control over the same ten-year period? Out-of-control labor costs forced a doubling of its charges. This made Spain a more expensive place to vacation or to do business. The government intervened to freeze the unit rate for 2010. And there is a commitment to reduce charges by 15% over 2011 to 2012. But even after this much needed reduction, Spanish charges will still be among Europe’s highest.

The problems with Spain’s air traffic control are acute. The case for change could not be clearer. I applaud Minister Blanco for his determination to deliver change. It is not acceptable that controllers resist that change by holding the mobility of an entire nation hostage. Guarding the status quo is not an option. The door for positive discussion should always be open. But it must be as part of a process that is moving forward and in line with today’s economic reality.

Opinión de Giovanni Bisignani sobre la Situación de los Controladores Aéreos en España

Análisis publicado en el Diario El País, 9 de diciembre de 2010

La huelga ilegal llevada a cabo por los controladores españoles el pasado fin de semana ha supuesto un tremendo y vergonzoso coste para una de las cinco economías más importantes de Europa. Al daño que sufrieron unos 650.000 pasajeros, que no pudieron regresar a sus lugares de origen o no pudieron disfrutar del derecho a sus vacaciones, hay que sumar el impacto sobre la economía. La suspensión del servicio aéreo producido durante día y medio ha  hecho peligrar unos cien millones de dólares de ingresos de las compañías aéreas. Las pérdidas directas para la economía podrían llegar a los 300 millones de euros. Las consecuencias negativas a largo plazo sobre la economía española, de la que un 11% depende del turismo, podrian ser mucho mayores si no se restablece la confianza en la gestión del tráfico aéreo (ATM por sus siglas en inglés) lo antes posible.

Mientras el control de trafico aéreo español recupera la normalidad bajo  control militar, sería útil poner las cosas en perspectiva mirando al entorno europeo. La gestión del tráfico aéreo en Europa es segura, pero no eficiente. Cada vuelo en Europa tiene que pagar una media de 771 euros por esta gestión, en comparación con los 440 euros que costaría en Estados Unidos el mismo servicio.

Quien vuela o envía carga aerea en Europa paga las consecuencias de esta ineficacia. Hablamos de mucho dinero. La factura por el lío que supone la gestión del tráfico aéreo en Europa nos cuesta 5.000 millones de euros al año.

La respuesta no es un secreto y no hace falta ser un lince para resolver este problema. Se trata, simplemente, del Cielo Único Europeo (SES por sus siglas en inglés) .Los políticos llevan cuatro décadas discutiendo sobre este asunto. Europa ha sido capaz de eliminar sus fronteras terrestres pero el mapa del control del espacio aéreo no se ha modificado desde antes que los hermanos Wright realizaran su primer vuelo.

La economía europea es la que más está tardando en recuperarse de la crisis. En línea con esta lenta recuperación, las aerolíneas europeas son las menos rentables en este momento. Urge cambiar para restablecer la competitividad. Los gobiernos europeos se han propuesto alcanzar con el Cielo Unico Europeo un duro objetivo para 2020: reducir a la mitad los gastos de la gestión del tráfico aéreo; y triplicar la capacidad del espacio aéreo. Además, el Cielo Unico Europe pretende mejorar por diez la seguridad, reducir los retrasos una media de 30 segundos y reducir el impacto medioambiental de la aviación un 10%.

El control del tráfico aéreo español supone el coste más grande del ATM europeo. Entre los controladores europeos, los españoles son los menos productivos pero también los mejor. En 2010, los controladores españoles ganaron un salario medio de 200.000 euros anuales – un 50% más que la media europea. En cambio, su productividad es sólo un tercio de la que alcanzan los controladores de Reino Unido. ¡El margen de maniobra para mejorar es muy grande!

Pero dejemos claro que nadie espera que la reducción de costes en el transporte aéreo se consiga exclusivamente a costa de los controladores del tráfico aéreo. Si echamos un vistazo a lo que las aerolíneas han hecho durante la última década, vemos que su productividad ha aumentado un 63%. La eficiencia en el consumo de combustible ha mejorado un 20%, los costes de ventas y marketing se han reducido un 19% y, en beneficio del consumidor, el coste real de los viajes se ha reducido un tercio. Estos cambios no han sido fáciles. Pero en una industria tan competitiva, eran necesarios para sobrevivir.

¿Qué ha sucedido con el control del tráfico aéreo en manos de Aena durante la misma década? Las tasas por control de tráfico se han doblado por la falta de control salarial. Esto ha hecho que España se haya convertido en un país caro para hacer turismo o negocios. El gobierno intervino para congelar  el peaje aéreo en 2010. Y se ha comprometido a reducir sus tasas en un 15% durante 2011 y 2012. Pero incluso con esta reducción, las tasas españolas estarán entre las más altas de Europa.

El problema del control del tráfico aéreo español es muy grave. La solución no puede ser más clara. Aplaudo la determinación del Ministro  D. José Blanco para cambiar esta situación. No se puede tolerar que los controladores se resistan al cambio hostigando a un país entero. No se puede mantener más el estado actual. Siempre hay que dejar abierta la puerta a una negociación positiva, pero dentro de un proceso que avance y que esté en línea con la realidad económica actual.

 

ADVERTISEMENT


Additional information

© International Air Transport Association (IATA) 2014. All rights reserved.